Publicidad

Publicidad

  • KILÓMETRO CERO

    Domingo, 02 de Febrero de 2020 - 21:33

    El trigo, el oro de la tierra

    En los últimos años ha crecido el interés de la población por conocer en profundidad las condiciones de los alimentos que pone en su mesa. La frescura y calidad del producto está muchas veces condicionado por el lugar de donde proviene. Un producto de cercanía, lo que llamamos como este mismo blog “Kiómetro cero”, supone una menor manipulación, traslado y conservación, lo que hace que sus condiciones sean óptimas para el consumo.

    Desde la época prehispánica, los canarios –igual que los indígenas latinoamericanos- incorporaron el trigo a su dieta en forma de harina no cernida a base de cereales tostados, cambiando a veces el trigo por el millo.

    El trigo es el oro de la tierra. La palabra trigo nos sirve para designar tanto a la planta, cultivada en todo el mundo, como a sus frutos comestibles, al igual que ocurre con otros cereales. Contiene proteína de origen vegetal, vitaminas del complejo B y E, ácido fólico, tiamina, minerales como fósforo, zinc, selenio, potasio, hierro, y bajo contenido de sodio.  

    Además al no contener purinas esta indicado para esas personas que tienen un alto nivel de ácido úrico. No contiene colesterol y dado que es un alimento con un alto contenido en proteína esta indicado especialmente para el desarrollo muscular, por su aporte en hierro, beneficiando a quienes tienen entrenamientos intensos. Combate la fatiga, y su alto contenido en fibra nos ayuda al tránsito intestinal.

    El gofio, siempre presente en la gastronomia canaria, ha encontrado un hueco tambien en los refinados platos de la alta cocina, cuyos chef lo han colocado en el lugar que le corresponde en una apuesta fuerte por el producto local. 

    El chef, Marcos Gutierrez (Casa Marcos, Fuerteventura) es uno de ellos. En su restaurante se ha sustituido el alioli tan famoso en nuestra espera en los restaurantes por un gofio de primera del molino de La Asomada con un aceite de oliva del lugar, no menos excepcional, acompañado de pan. Parte, como bien dice él, “de lo que hacian nuestros abuelos, echarse un poco de gofio en polvo en la boca seguido de un buen vaso de vino. Lo que se conoce como echarse una “cabrilla”.

    Como venes el superalimento canario por excelencia, repleto de nutrientes y una infinidad de efectos positivos para nuestra salud. No en vano sirvió para que muchas familias de las islas pasaran las épocas de hambruna en tiempos de crisis. 

    Al contener un bajo valor calórico, el gofio –de trigo o de millo- es altamente recomendable para nuestra dieta, en el desayuno, almuerzo, postres y por qué no, también para la merienda de los niños.

    Un producto local cercano, nutritivo y económico que les invito a dejar entrar en sus casas porque se trata de auténtico “polvo de oro”. Que aprovechen!

    Fotos: Foodtography by Jose Tandem

     

Publicidad

Natalia Medina

Técnico Especialista en Dietética y Nutrición

Técnico Especialista en Dietética y Nutrición

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Crees que las superficies alimenticias se han aprovechado en la crisis sanitaria para subir los precios?

  • Bastante
  • No
  • Ns/Nc

4563 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador

Publicidad

Publicidad