Publicidad

Publicidad

  • 26/04/2021 - 09:29  

    Tunos indios: deliciosa corona de espinas

    José María Ayaso 

    Aunque el nombre científico de esta planta es Opuntia, en la toponimia del Archipiélago Canario la conocemos como tunera. De ellas, de las tuneras, hay registradas por lo menos, 250 tipos distintos y a todas se les concreta su origen en el continente americano desde donde llegaron a Europa con los primeros conquistadores allá por el siglo 15.

    Según se cree, fue en Canarias donde se plantaron por primera vez, fuera de sus territorios originales, por lo menos dos de aquellas especies: la Opuntia maxima Mill y la Opuntia Dilleni, que crecen por toda la zona costera de las islas hasta los 300 metros de altitud.

    Descripción de la planta

    Con una altura total de unos 2 metros, las tuneras tienen unos tallos en forma de pala carnosa ojival de color verde de las que nacen unas flores en forma de corona de distintos colores, desde el amarillo hasta el rojo, de las que posteriormente aparecerán los frutos: los tunos.

    Los frutos

    Conocidos popularmente también como higos tunos o higos picos, los tunos son unas bayas de unos 5 centímetros de largo que pueden llegar a pesar entre 40 y 220 gramos, cuya piel gruesa y cubierta de espinas, protege una pulpa comestible, sabrosa y con muchas semillas.

    Usos

    En los tallos de las tuneras, o chumberas, se cultivaban las conocidas cochinillas con las que, a partir del primer tercio del siglo 19, tras producirse una de las crisis cíclicas de la agricultura, se creó toda una industria para conseguir colorantes naturales, aprovechando el auge de la industria textil en Europa que demandaba todo tipo de sustancias para teñir, entre ellas y de forma destacada, las de color carmín.

    El tuno indio en la gastronomía

    En la gastronomía en general, pero especialmente en la canaria, este tuno rojo se puede comer sólo, como una pieza de fruta. Pero también lo podemos ver, tanto en elaboraciones sencillas como las mermeladas, los zumos e incluso en panes, como en recetas más complejas del estilo de los postres helados, las tartas o una deliciosa mousse, entre un largo etcétera en la repostería y la bollería.

    Pero si bien es verdad que últimamente nos hemos encontrado en el mercado con un queso majorero de tuno indio, que ha sido una auténtica novedad, no menos cierto es que también ha pasado a formar parte de procesos culinarios como los marinados, por ejemplo, para el salmón o la caballa y, desde luego, una manera diferente de hacer un gazpacho, entre otras muchas posibilidades que alcanzan al mundo de los arroces, incluso, al de la coctelería y la licorería.

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Qué tipo de cocina busca cuándo sale a un restaurante?

  • Española
  • Japonesa
  • Asados
  • Canaria
  • Fusión
  • Otras

20 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador