Publicidad

Publicidad

  • 07/12/2020 - 10:59  

    El cherne protagonista marino de la cocina canaria en Navidad

    José María Ayaso

    El cherne es un pez fuerte y de presencia voluminosa que puede llegar a medir entre 80 centímetros y 2 metros de largo, y alcanzar un peso máximo de 100 kilogramos.

    Es fácilmente reconocible pues tiene una cabeza y una boca grandes de la que destaca su mentón sensiblemente prominente. Los ejemplares adultos son habitualmente de color grisáceo-parduzco, mientras que en los jóvenes (de tamaño máximo alrededor de los 50 centímetros), los colores se combinan con manchas claroscuras que, de manera irregular les dan un aspecto jaspeado. En ambos casos, se hace notar una gran cresta ósea dorsal.

    Muy apreciado en la cocina del Archipiélago Canario y ambicionado como captura en la pesca deportiva, el cherne es un pez muy ligado a los fondos marinos de distribución atlántica que, si bien de manera inusual se ha podido encontrar más allá del Golfo de Vizcaya, su hábitat normal está asociado a todos los archipiélagos macaronésicos; desde las Azores hasta Cabo Verde.

    En el caso de las Islas Canarias, donde los ejemplares adultos han sido observados en profundidades que oscilan entre los 117 y los 800 metros, durante años fue objetivo de los pescadores por su gran tamaño, pero ahora es una especie protegida por lo que, a partir de la década de los noventa del pasado siglo, se ha visto disminuido el número de ejemplares que se logran capturar.  

    Considerado como un pez de carne blanca, suele ser una especie muy territorial y de hábitos solitarios que normalmente habita en cuevas y lugares protegidos; aunque los ejemplares más jóvenes pueden formar ocasionalmente pequeños bancos fácilmente localizables bajo objetos flotantes.

    Como depredador, el cherne es un pez muy voraz que ataca cualquier cosa que le parezca que se puede comer. A pesar de que también ingiere frutos y algas, posiblemente como suplemento de su dieta en casos muy particulares, su alimentación es mayormente carnívora y prefiere desde los grandes cefalópodos y crustáceos, hasta las larvas y los peces de fondo.

    La época adecuada para capturar los ejemplares de buen tamaño es la que va desde septiembre hasta marzo. En épocas estivales se acercan más a la costa, mientras que en invierno vale la pena localizarlos a grandes profundidades.

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Adelantaría su hora de cenar para apoyar a la hostelería?

  • No por mi horario laboral
  • Sí Por supuesto
  • Ns / Nc

15821 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador