Publicidad

Publicidad

  • 17/11/2020 - 00:07  

    Oro en rama: temporada de caquis

    José María Ayaso

    Caducifolio y proveniente de los países asiáticos de China, Japón, Birmania, Nepal y Corea del Sur, al árbol del caqui se le conoce popularmente como kaki, lodoñero, caquilero o palosanto.

    Con una altura máxima de 30 metros y una copa que puede llegar a alcanzar los 3 o 4 metros de ancho, el caqui fue introducido en Europa como árbol ornamental apreciado por la calidad de su madera, allá por el siglo 17.

    CAQUIS-INT

    Su cultivo se adapta a la perfección a los climas de veranos largos y cálidos e inviernos suaves y, su floración, que tiene lugar en primavera, minimiza del riesgo de heladas, lo que asegura la evolución de la flor al fruto, que se puede recoger entre los meses de octubre a diciembre. Por lo que ahora mismo está en plena temporada.

    Concretamente en Canarias, tres son las variedades que se pueden consumir a finales de verano y durante todo el otoño: las dos versiones del Caqui japonés: el crudo y el seco (Diospyros Kaki) y el Caqui de Virginia crudo (Diospyrus virginiana).

    Para discriminar cuáles se encuentran en su estado óptimo, deberemos observar que, al presionarlos suavemente, su carne se hunda un poco; su piel se vea lisa y no muestre marcas ni motas o manchas. Y en la parte superior de cada pieza de fruta deberá permanecer el capuchón del cáliz y un pequeño resto del tallo que lo sujetaba a la rama.

    Aunque lo más habitual a la hora de consumirlos es abrirlos por la mitad con un cuchillo y tomarnos la pulpa con una cuchara, muchos son sus usos para la gastronomía: desde la sencillez de poder untar la pulpa en tostadas, canapés, etcétera, hasta trocearlos para mezclarlos en macedonias de fruta en perfecta combinación con las peras, las uvas, las frambuesas, las naranjas o los dátiles; e incluso, con frutas ácidas, añadiéndole alguna especia como la canela.

    Ensaladas, verduras asadas o a la plancha, pastas, salteados o cremas son otras de las aplicaciones culinarias en las que se pueden utilizar los caquis; sin olvidarnos, por su puesto, de la variadísima gama de elaboraciones para repostería: bizcochos, flanes, mermeladas, tartas, yogurt, batidos y natillas; puding o tartaletas que hacen de esta fruta una auténtica joya para las cocinas, precisamente en la temporada de otoño-invierno.

    ¡Así que no lo duden! Aprovechen ahora que los tenemos frescos en nuestros mercados y supermercados, para llevarlos a sus mesas con las recetas que más les apetezcan.


    Si quieres sasber cuáles son los beneficios nutricionales del caquí, entra aquí.

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Adelantaría su hora de cenar para apoyar a la hostelería?

  • No por mi horario laboral
  • Sí Por supuesto
  • Ns / Nc

12549 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador