Publicidad

Publicidad

  • 03/11/2020 - 05:48  

    La reineta que pudo reinar

    José María Ayaso

    Como los lectores de Locos por la Gastronomía pudieron leer en este enlace, durante el concurso que se celebró en el marco del X Salón Internacional de les Sidres del Gala (Sisga’20), a finales del pasado mes de octubre, la firma ‘El Lagar’ convirtió a la sidra de Valleseco (Gran Canaria), en una de las mejores del mundo.

    La monarca indiscutible de este éxito es sin duda la manzana reineta, cuyas zonas principales de cultivo en Canarias se encuentran en las medianías no extensivas de las islas de Gran Canaria, Tenerife y La Palma en cotas que alcanzan los 800 metros de altitud.

    Muchas son las variedades que la reineta presenta en cada isla. Esta diversidad aporta sus particularidades a cada una de las sidras que se elaboran en nuestro archipiélago, dotando a cada una de ellas de su propia personalidad. 

    De calibre pequeño y apariencia robusta, la manzana que se utiliza en Canarias para la elaboración de sidra, se clasifica atendiendo a diferentes criterios: su contenido en azúcar, sus niveles de acidez y astringencia y finalmente, los altos niveles en taninos. A estas características hay que añadirles el valor de su total aprovechamiento.

    En cuanto a su historia, el cultivo de esta manzana en Valleseco, Gran Canaria, tuvo sus comienzos en el año 1858. Entonces, la intención de su siembra fue que los árboles ayudaran a reducir el riesgo de erosión de las tierras de este municipio grancanario, cuyas laderas y terrenos baldíos aceptaron perfectamente al manzano de la reineta y el clima se ocupó de lo demás.

    En el caso de Tenerife, las Agencias de Extensión Agraria de Tacoronte y del Área Metropolitana del Cabildo Insular de Tenerife, contando con el apoyo de la Mancomunidad del Nordeste, fomentaron en el año 2007 la creación de la Asociación de Productores de Manzana Reineta y se empezaron a probar diferentes experiencias de elaboración.

    Durante las últimas dos décadas y media, la manzana reineta ha visto multiplicada su producción en las Islas, debido a la modernización en las líneas de producción y la apuesta de los productores, los mercados y las instituciones, por su revalorización.

    Con esta materia prima de tan alta calidad, el mercado canario ha despertado en lo que a la producción artesanal de sidra se refiere, hasta un punto tal, que la última tendencia es la exquisitez: las producciones que se elaboran en las distintas Islas buscan la autenticidad y los sabores puros de las variedades de reineta en cada uno de los destinos.

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Adelantaría su hora de cenar para apoyar a la hostelería?

  • No por mi horario laboral
  • Sí Por supuesto
  • Ns / Nc

12549 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador