Publicidad

Publicidad

  • 29/07/2020 - 08:15  

    Masa de pizza artesanal sin levadura

    Con la delicadeza y el buen hacer de tus manos

    Muchas son las formas en las que se puede preparar la masa de las pizzas. Pero ninguna tiene el cariño de la más pura tradición italiana. En nuestra sección ¿Qué se cuece? les mostramos cómo hacer una base de pizza con la delicadeza propia de las manos de quienes realizan sus elaboraciones culinarias como una ofrenda para sus comensales.


    Ingredientes

    400 gr Harina doble Cero (Fuerza)

    250 ml Agua tibia

    Media cucharadita de azúcar

    10 gr de sal

    Elaboración

    Primera fase

    En un recipiente que no sea de acero (impide que crezca la masa) ponemos sólo 150 gramos de harina, 100 mililitros de agua tibia y la media cucharadita de azúcar. Con un batidor se mezclan los ingredientes hasta conseguir que queden bien combinados. Se vierte la mezcla en la encimera y se amasa hasta que adquiera una consistencia compacta.

    Colocamos la masa conseguida en el paso anterior, en un cuenco tapado con film al que practicaremos unos agujeritos para que entre el oxígeno y pueda subir la masa. Se deja reposar durante 24 horas a temperatura ambiente. Durante ese tiempo la masa debería doblar su tamaño. Si no fuera así, esperaremos a que lo haga.

    Segunda fase

    Cuando la masa ha doblado su volumen se añaden los 250 gramos de harina restantes, 100 mililitros de agua tibia y se mezcla hasta que todo quede uniforme. Hecho lo anterior, se añaden otros 50 mililitros de agua tibia en la que previamente se habrán disuelto 10 gramos de sal (si se usa harina integral se reduce la cantidad de sal a 7 gramos). Se mezcla todo hasta obtener una masa suave.

    Última fase

    La masa que en esta fase deberá tener un peso en torno a los 630 gramos, la dividiremos en 3 partes iguales para facilitar que quepa en la bandeja de horno.

    Fuera del horno, se impregna de aceite la bandeja y se coloca una de las bolas en el centro. Con las manos untadas de aceite y se masajea la bola para que coja el aceite y no se pegue a la bandeja. Se deja reposar nuevamente hasta que duplique su tamaño (alrededor de 10 a 15 minutos).

    Posteriormente se estira con las manos y mucha delicadeza hasta darle la forma deseada. Ojo, si durante esta operación la masa comenzara a romperse, pararemos y la dejaremos reposar un poco más antes de seguir.

    Se precalienta el horno a la temperatura máxima (sin ventilador, que encenderemos cuando se vaya a meter la pizza). Y con todo listo ¡al horno!

    Trucos: Para evitar que los ingredientes se chamusquen o se sequen, añadirlos justo antes de sascar la pizza del horno. Una bandeja con agua en el horno, debajo de la masa, puede ayudar a que no se seque durante su cocción. 

     

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Crees que las superficies alimenticias se han aprovechado en la crisis sanitaria para subir los precios?

  • Bastante
  • No
  • Ns/Nc

7463 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador

Publicidad