Publicidad

  • 20/04/2020 - 17:43  

    ¿Tienes estos peligros en tu cocina?

    Manías, acciones repetitivas, conductas aprendidas, etcétera, etcétera. El caso es que, por unos motivos u otros, todos tenemos algún mal hábito en la cocina. Tomar conciencia de ello e invitar al análisis de los de cada uno, es precisamente lo que motiva esta nueva entrada de Locos por la Gastronomía.

    Cosas mal hechas con los alimentos: 

    ·   Lavar la carne cruda. No lo hagas nunca. Tal vez en algún momento has podido apreciar que una pieza de carne cruda que tenías en la nevera ya no está en su momento óptimo de frescura e instintivamente decides meterla bajo el agua corriente del grifo. Si lo has hecho, ¡no vuelvas a hacerlo! LO que se consigue con acciones como esta es esparcir las bacterias que pudiera tener la pieza de carne (sea pollo, cerdo o cualquier otra) y convertir tu fregadero, la tabla de corte y el resto de superficies de apoyo en núcleos de gérmenes. 

    ·    No tuestes demasiado las rebanadas de pan. Si bien es verdad que las tostadas calentitas son una delicia, si nos descuidamos y las doramos demasiado, puede que se active en ellas la presencia de acrilamida; una sustancia química que se crea de forma natural en productos alimenticios que contienen almidón durante procesos de cocción a altas temperaturas. Algunos estudios afirman que es cancerígena, así que lo mejor es tomar esta precaución. 

    ·    Nunca te comas la masa cruda de los pasteles. En mayor medida, las de la masa que lleva huevo. Y dirás, a mí eso no se me ocurriría, y puede ser. Pero muchos de nosotros metemos el dedo en la masa para testar de sabor, antes de hornearla, sin darnos cuenta de que podemos provocarnos una intoxicación al probar el huevo crudo de esta forma.

    Cosas mal hechas con los utensilios: 

    ·    Calderos y sartenes con los mangos hacia afuera. Cuando tengamos las ollas o las sartenes en los fogones, deberemos ser conscientes de que sus mangos no están hacia afuera sobresaliendo de la superficie de la cocina. De esta forma evitaremos los accidentes que podrían ocurrir cuando circulemos por los alrededores. Este peligro se hace todavía más evidente cuando hay niños o personas muy mayores deambulando cerca. 

    ·    No usar nunca el mismo recipiente para el producto en crudo y el cocinado. Bien sea carne o pescado, seguro que te resulta familiar el hecho de poner una bandeja al lado de la sartén, coger de ella una pieza para cocinarla y, al finalizar, devolverla al mismo recipiente. Es un muy mal hábito porque exponemos la pieza ya cocinada a la acción de patógenos que muy posiblemente quedaron en el recipiente. 

    ·   Cambiar con cierta frecuencia los estropajos y poner a lavar paños de cocina. A pesar de estar constantemente impregnados de jabón, los estropajos llegan a convertirse en una significativa fuente de gérmenes y la humedad y el contacto con otros utensilios, también puede transformar a los paños de cocina en objetos de transmisión de infecciones, especialmente si, para secarte las manos, utilizas el mismo paño que usas para los utensilios de cocina. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Crees que las superficies alimenticias se han aprovechado en la crisis sanitaria para subir los precios?

  • Bastante
  • No
  • Ns/Nc

4563 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Colaborador

Publicidad

Publicidad