Publicidad

  • 09/04/2020 - 21:50  

    Cómo hacer 'Potaje de vigilia'

    Aunque por su composición se identifica como un potaje de bacalao, con garbanzos y espinacas, tanto en Cuaresma como en Semana Santa, este delicioso primer plato es conocido como Potaje de vigilia en todos los hogares y restaurantes españoles. Es una receta tradicional y sencilla de elaborar que no encierra más que un secreto: la calidad de sus ingredientes. Así que Vamos a ello.

    Ingredientes:

    300 gr. de garbanzos lechosos

    300 gr. de bacalao desalado

    250 gr. de espinacas frescas

    2 cebollas medianas

    1 zanahoria

    2 tomates

    6 dientes de ajo

    1 huevo duro

    1 rebanada de pan

    1 cucharada de postre de Pimentón de la Vera (agridulce)

    2 hojas de laurel

    Cominos

    Aceite de oliva virgen extra

    Sal (al gusto)

    Agua

    Preparación: La noche anterior ponemos los garbanzos en remojo. Al día siguiente deberán haber doblado su tamaño y se habrán reblandecido por la hidratación. Entonces los escurriremos, los metemos en una olla con un litro de agua y los ponemos al fuego medio-fuerte. Vamos añadiendo una de las cebollas pelada, 4 dientes de ajo 1 hoja de laurel y la zanahoria. 

    La fritura: En una sartén grande, a fuego medio, pondremos a calentar el aceite e iremos añadiendo la otra cebolla picadita muy fina, el ajo y la otra hoja de laurel. Mientras esto está haciéndose, vamos pelando los tomates y quitándoles las semillas; los cortamos y los añadimos a la fritura junto con la cucharadita de pimentón agridulce. Dejamos que se sofría de 10 a 12 minutos. Pasado ese tiempo, añadiremos las espinacas a la sartén, se saltea todo y lo reservamos. 

    Composición: Cuando los garbanzos estén en su punto, los escurrimos y reservamos el caldo. En la olla con los garbanzos, añadimos la fritura con las espinacas y removemos bien. Ojo, si vemos que nos ha quedado muy espeso se le va añadiendo el caldo que habíamos reservado.

    Ponemos al fuego la composición y añadimos el comino y el bacalao desalado (cortado en trozos o en migas) para dejar que se cocine entre 15 a 20 minutos. Se va probando y, sólo si fuera necesario, se le va añadiendo sal (recuerda que el bacalao ya la aporta).

    Servir: Dos cucharones generosos de este potaje se enriquecen aún más con el huevo duro y la rebanada de pan. ¡A disfrutar!

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Crees que las superficies alimenticias se han aprovechado en la crisis sanitaria para subir los precios?

  • Bastante
  • No
  • Ns/Nc

4563 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Colaborador

Publicidad

Publicidad