Publicidad

  • 06/04/2020 - 11:30  

    Comer con la cabeza

    Cuidar los hábitos alimenticios a lo largo del año es una de las lecciones que aprendemos en casa y en los colegios desde bien jóvenes. Todos sabemos la importancia que tiene un buen desayuno para empezar el día con energía. Tenemos claro que debemos hacer cinco comidas al día en las que se distribuyan cinco raciones de frutas y verduras es lo más saludable, que la materia prima ha de ser de calidad y que debemos adecuar constantemente la ingesta a nuestro gasto energético diario, son también lecciones que tenemos bien aprendidas ¿Pero lo estamos llevando a cabo durante estos días en los que la situación de alarma ha disminuido significativamente nuestra actividad?

    Por si tienes algunas dudas, en Locos por la Gastronomía queremos dejarte las siguientes recomendaciones: 

    • Reducir todo lo posible el consumo de “comida basura”, bollería industrial y los fast-food. No estamos diciendo que se erradiquen del todo, sino que no se abuse. Los azúcares refinados y las grasas saturadas de mala calidad que suelen estar presentes en todos ellos son perjudiciales para la salud. Además, no aportan nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo y terminan acumulándose. 
    • En la variedad está la salud. Alternar y combinar adecuadamente menús que contengan todos los nutrientes es lo más saludable. Por ejemplo, si un día se come paella, al día siguiente se puede preparar una ensalada variada y, si se quiere, incluso abundante, acompañada con un postre de una pieza fruta de temporada. Otra comida puede estar elaborada con proteína (pescado, pollo, carne) a la plancha o al horno con una guarnición de verduras laminadas, condimentadas al gusto con ingredientes de calidad. 
    • No abusar del consumo de bebidas alcohólicas. Acompañar la comida con una copa de vino o una cerveza está muy bien, pero no más. Tomar cualquier bebida alcohólica nos llena de calorías vacías que no aportan beneficio alguno a nuestro organismo y, además, favorecen la deshidratación, cosa que no es nada recomendable en estos momentos en los que estamos poniendo todo de nuestra parte para no enfermar de la Covid-19. 
    • Evitar los refrescos y las bebidas azucaradas. El mecanismo que tiene nuestro cuerpo para regular la cantidad de azúcar libre en la sangre y evitar la diabetes, es la eliminación de los excesos mediante la orina. Son fácilmente deducibles dos riesgos que pueden producir el consumo de refrescos y bebidas azucaradas: la diabetes y la deshidratación. 
    • Descartar las cenas copiosas que pueden provocar digestiones pesadas y largas e impedir conciliar un sueño reparador.

    Estamos viviendo unos momentos excepcionales que han modificado nuestros hábitos diarios. Saber adecuar la alimentación a cada situación, es el mejor de los hábitos. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Crees que las superficies alimenticias se han aprovechado en la crisis sanitaria para subir los precios?

  • Bastante
  • No
  • Ns/Nc

4563 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Colaborador

Publicidad

Publicidad