Publicidad

Publicidad

  • 05/05/2021 - 17:29  

    Espárragos: un regalo de la Naturaleza. Por la dra. Cristina Ruano

    Corrían los comienzos del siglo XVIII cuando el espárrago se convirtió en la verdura preferida por los burgueses, aunque entonces sólo se consumiera el espárrago verde. No fue hasta pasado un siglo cuando apareció el espárrago blanco y desde entonces la gastronomía incluyó las dos variedades. Algo después, todavía en la Italia del siglo XIX se empezó a cultivar y a consumir la variedad morada y en la actualidad es el preferido en aquel país. 

    Al referirnos nutricionalmente al espárrago hemos de empezar diciendo que es un alimento con bajo contenido energético y con un alto contenido en agua, concretamente, un 90%, por lo que resulta un ingrediente muy refrescante, perfecto para elaborar ensaladas y platos ligeros que además contribuye a la hidratación del organismo. Y precisamente este alto contenido en agua es lo que hace que resalte otro de sus principales beneficios para la salud: su efecto diurético, que nos ayuda a evitar la retención de líquidos y la formación de edemas.

    CRISTINA

    Además, durante el estudio nutricional hemos encontrado la presencia de un carbohidrato de almacenamiento llamado inulina, presente en muchos otros vegetales y oligofructosa, una fibra soluble derivada de la inulina que nos ayuda a combatir el estreñimiento y a mantener en buen estado la flora intestinal. Por otra parte, y como ustedes recordarán, la fibra tiene otras propiedades como, por ejemplo, la de contribuir en la reducción del colesterol y favorecer la descomposición de los azúcares en sangre.

    En cuanto a las vitaminas, el espárrago es fuente de vitaminas C (si bien una parte considerable de la misma puede perderse durante los procesos de cocción), y de vitamina E.

    Si nos centramos exclusivamente en el análisis de la composición de los espárragos verdes, apreciaremos que presentan beta-carotenos (provitamina A), luteína, y flavonoides, todos ellos compuestos con actividad antioxidante, que nos ayudan a combatir el envejecimiento celular. Además, el beta-caroteno beneficia la salud de la piel, por lo que sería interesante tener en cuenta que un plato de espárragos podría ser una buena ayuda para complementar un tratamiento de belleza.

    Otro de los beneficios de los espárragos es que tienen una buena dosis de ácido fólico. Este nutriente, no sólo es responsable de mejorar la salud en las mujeres embarazadas y ayudar al feto en su desarrollo, sino que, además, tiene efectos beneficiosos para el cerebro, reduciendo el riesgo de padecer deterioros cognitivos.

    Por último, el espárrago contiene lignanos, una clase de fitoestrógenos (compuestos vegetales con una estructura similar a la de los estrógenos), con capacidad antioxidante y antiinflamatoria. El beneficio de estos compuestos ha resultado ser muy llamativo en mujeres tras la menopausia.

    Gracias a los resultados de muchos estudios se ha podido comprobar que el consumo de alimentos ricos en lignanos puede contribuir a la prevención de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer, como el de colon o el cáncer de mama tras la menopausia.

    Así que, si bien es cierto que los invernaderos y las cámaras de frío nos permiten tener verduras todo el año, no podemos olvidar que los alimentos es siempre mejor consumirlos frescos y en caso de los espárragos la época perfecta es la primavera.  

    A otras personas también les ha interesado ¡Vente a freír espárragos!


    Dra. Cristina Ruano Rodríguez
    Especialista en comunicación y educación nutricional
    Twitter:@cristinaruanoR
    Instagram: @cristinaruanor

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Qué tipo de cocina busca cuándo sale a un restaurante?

  • Española
  • Japonesa
  • Asados
  • Canaria
  • Fusión
  • Otras

20 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador