Publicidad

Publicidad

  • 21/12/2020 - 09:35  

    Repostería artesanal Vs industrial: elige una Navidad Saludable

    José María Ayaso

    Estamos inmersos en los meses de las fiestas de Navidad y próximamente de Año Nuevo y Reyes. Probablemente las fechas en las que más se consumen productos de bollería y pastelería. Por eso, justamente al inicio de estas festividades, desde la redacción de Locos por la Gastronomía hemos creído necesario compartir con ustedes una pequeña reflexión acerca de los conceptos artesanal (casero) e industrial, aplicados al consumo y al cuidado de nuestra salud.

    El estilo de vida que llevamos nos ha ido convirtiendo, cada vez más, en consumidores de productos envasados de origen industrial. Normalmente damos por sentado que si están a la venta es porque se pueden consumir sin riesgos para la salud, por lo que no nos preguntamos qué estamos consumiendo, ni qué ingredientes contiene o cuántas calorías útiles aporta a nuestro organismo.

    Sin embargo, cuando nos dan a elegir, por ejemplo, entre un dulce industrial y otro casero o artesanal, algún mecanismo de nuestra conciencia tiende siempre a elegir el producto casero ¿Pero sabemos las diferencias entre unos y otros?

    En primer lugar, hemos de decir que la pastelería artesana utiliza ingredientes naturales y sin refinar como la harina, el aceite de oliva, huevos, frutos secos, etcétera. Mientras que la repostería industrial utiliza para sus elaboraciones, harinas y aceites refinados, incluso, en muchas ocasiones, aceite de palma.

    Para ser honestos lo primero que debemos preguntarnos es ¿por qué no es saludable comer alimentos refinados? La respuesta es contundente: cuando se procesa un alimento o los ingredientes con los que se va a elaborar, se pierde la mayor parte de sus valores nutritivos y el procedimiento de refinado, incluye numerosos aditivos químicos que son perjudiciales para la salud, especialmente si se toman de forma habitual y en grandes cantidades.

    Echemos un vistazo a la pastelería industrial. En primer lugar, decir que es muy calórica. Se ingieren muchísimas calorías en muy poco volumen de comida. Además, la calidad de las calorías que estamos consumiendo distan muchísimo de ser sanas. Por otro lado, las recetas de los refinados cuentan con grandes cantidades de azúcares, grasas saturadas y grasas trans por lo que, entre otras cosas, son productos que contribuyen peligrosamente al aumento de la tasa de sobrepeso entre la población y los niveles de colesterol malo (LDL).  

    Muy por el contrario, la pastelería artesanal o casera, no lleva ni aditivos ni conservantes y se utilizan ingredientes naturales.

    ¿Y realmente, cuáles son las diferencias y los beneficios? Con sólo con echar un vistazo a grandes rasgos ya se pueden deducir: la bollería casera es mucho menos calórica. La elaboración artesanal aporta menor cantidad de grasas y las que se utilizan son más saludable que la refinadas, saturadas o trans. Por otra parte, la calidad de la grasa de los productos hechos en casa o elaborados de manera artesana, disminuye el riesgo de la presencia de colesterol malo en nuestro organismo.

    Desde nuestra redacción no recomendamos abusar de la bollería, ni de la artesanal o casera y, mucho menos de la industrial, pero puestos a elegir ya podemos tener claro con cuál quedarnos.

    Estas son fechas de disfrutar en familia y la mejor forma de hacerlo es cuidándonos, cada uno y entre nosotros. ¡Felices Fiestas!

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Adelantaría su hora de cenar para apoyar a la hostelería?

  • No por mi horario laboral
  • Sí Por supuesto
  • Ns / Nc

15821 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador