Publicidad

Publicidad

  • 08/12/2020 - 06:59  

    Cómo llegué a conocer al cherne. Análisis nutricional por la dra. Cristina Ruano

    Considerado como uno de los peces más emblemáticos de nuestras costas, el cherne es un pez marino semigraso, cuya carne es muy apreciada y de fácil digestibilidad. De su análisis nutricional se desprende que las proteínas que aporta (16 gramos por cada 100), son de alto valor biológico y contiene todos los aminoácidos esenciales.

    La mayor parte de la grasa que contiene son ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 y grasa poliinsaturada, lo que lo convierte en un alimento cardiosaludable que ayuda a reducir el colesterol malo (LDL).

    CRISTINA

    Además de esta lista de bondades en el campo de la prevención de todo tipo de enfermedades relativas al sistema circulatorio, estos compuestos tienen otras muchas propiedades saludables. En esta línea, los resultados de los estudios nutricionales han demostrado que el ácido linolénico, perteneciente al grupo de ácidos grasos Omega 3, tiene también propiedades antiinflamatorias de incidencia en las enfermedades de las articulaciones, en la enfermedad de Crohn o los dolores menstruales, además de presentar efectos positivos en el sistema inmunológico.

    En relación con la presencia de minerales destacan: potasio, fósforo y magnesio, si bien las cantidades en las que se encuentran son medias si se comparan con el contenido de estos minerales que presentan la mayor parte de los pescados. El potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula; mientras que el fósforo, que está presente en huesos y dientes, actúa también en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en los procesos de obtención de energía.

    Por su parte, el magnesio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular; interviene en el equilibrio hidroelectrolítico del organismo ayudando a regular la cantidad de agua en el cuerpo, los niveles de ácido/base (pH), favorece el transporte de nutrientes a las células coadyuvando a la eliminación de sus desechos, y mejora la respuesta nerviosa y el funcionamiento de los músculos, el corazón y el cerebro.

    En cuanto a las vitaminas, hay que destacar la presencia de las del grupo B, aunque en cantidad poco relevante en comparación con otros alimentos, a excepción, eso sí, de la vitamina B1 de la que se han tomado registros de cantidades significativas. No en vano, el cherne pertenece a la familia del mero que es el pescado con mayor contenido en esta vitamina.

    La vitamina B1 o tiamina es importante para el crecimiento, el desarrollo y funcionamiento de todas las células del organismo, por lo que se considera que estos pescados son un alimento perfecto en todas las etapas de la infancia.

    Como recomendación de carácter más general, está indicado incluir el consumo de pescado en nuestra dieta, de 2 a 4 veces a la semana.


    Dra. Cristina Ruano Rodríguez
    Especialista en comunicación y educación nutricional
    Twitter: @cristinaruanoR
    Instagram: @cristinaruanor

     

     

Publicidad

Publicidad

La encuesta del día

¿Adelantaría su hora de cenar para apoyar a la hostelería?

  • No por mi horario laboral
  • Sí Por supuesto
  • Ns / Nc

15821 Votos contabilizados

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Colaborador