Marroquí

Marrakech

TEXTO: LUZ CAPPA

Pocos aromas consiguen llevarme de un plumazo a la Medina de Marrakech o a los fastuosos jardines de La Mamounia como el de un té verde con menta con mucho azúcar, y pocos dulces me hacen pecar de gula como los untuosos chebakia (típicos del Ramadán y que suelen acompañar la famosa harira, esa contundente sopa espesita de lentejas que se suele tomar para romper el ayuno), espolvoreados de sésamo y con su inconfundible perfume a agua de azahar. Así que podrán imaginarse que uno de mis rincones favoritos de Las Palmas de Gran Canaria es el restaurante Marrakech, donde el empresario Ahmed Jerrari se ha convertido en el embajador perfecto de la riquísima culinaria del país alauí.

Marrakech, situado en plena zona comercial de Mesa y López, está siempre muy concurrido, sobre todo los fines de semana, donde las cenas se amenizan con sensuales bailarinas que ejecutan entre los comensales la danza del vientre. ¿El secreto de este éxito? En primer lugar, el entusiasmo y la dedicación de su propietario, pero también del impecable trabajo que realizan en la cocina su esposa Fátima y su madre, dos cocineras de altura que preparan cada cous cous, cada tagine y cada receta de la carta de idéntica manera y con los ingredientes que se usan en su ciudada de origen, Marrakech.

Fui a cenar un viernes y me dejé llevar por un popurrí de briwat, esos delicados bocados crujientes que encierran tesoros como espinacas y queso, carne de ternera molida y dulces aromas a especias, de las típicas ensaladas de berenjenas y de un poco de hummus. Seguimos con un tajin de ternera, ciruelas, orejones y almedras, de carne tierna y preciosos colores, para terminar probando un poco de cuscús Malaki, de cordero aromatizado, verduras y legumbres.

La carta ofrece especialidades como el cordero entero relleno de arroz o de cuscús, manitas de ternera con garbanzos (para un mínimo de 4 comensales) y unos postres dignos de mención, como los dulces marroquíes, la tarta casera de dátiles o la de arroz con leche.

Y cuando termino el té para aligerar una cena que ha sido más abundante de lo acostumbrado, me vienen a la cabeza las imágenes, los sonidos y los olores de la plaza de Jamaa el Fna, y deseo regresar a sus callejuelas serpenteantes donde la felicidad huele a zumo de naranja y a hierbahuerto. 

Calle Juan Manuel Durán González 46

828.662.784

Lunes
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Martes
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Miércoles
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Jueves
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Viernes
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Sábado
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00
Domingo
de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 00:00

937 personas han visto este restaurante

Mapa